Sección Especiales


SECCIONES










SERVICIOS




Sugerencias y
comentarios al 
WebMaster

Bitácora

   LOS museos potosinos son patrimonio de todos los potosinos, su belleza y majestuosidad no se le debe negar a nadie, y menos a que una pareja de novios se tome fotos el día de su boda o que un joven enamorado le proponga matrimonio y le dé el anillo a su novia, pero que la mayoría de los museos su principal función sea la de servir para fiestas, bodas y banquetes, dejando a un lado su labor principal, que es la difusión y el fomento a la cultura, eso sí no se vale…

Y peor aun cuando estos museos no tienen la necesidad económica para “rentarse” como salones de fiesta, según la Ley de Egresos de 2016, aprobada y vigente, los 10 museos principales reciben durante este año un presupuesto de casi 130 millones de pesos...

EN orden descendente estos son los recursos que reciben: el que más presupuesto tiene es El Laberinto, con más de 36 millones 500 mil pesos, le sigue el Instituto Potosino de Bellas Artes con 23 casi 24 millones de pesos, en tercer lugar, el Centro Estatal de las Artes con más de 20 millones de pesos, 4º el Museo Francisco Cossío, mejor conocido como la “Casa de la Cultura” con más de 17 millones 500 mil pesos, en 5º el Federico Silva con más de 7 millones de pesos…

EN 6º lugar el Museo de la Máscara con casi 6 millones 500 mil pesos, en 7º sitio está el Museo del Ferrocarril con más de 6 millones de pesos, en 8º el Museo de Arte Contemporáneo (MAC), con casi 4 millones y medio de pesos, en 9º la Cineteca Alameda con casi 4 millones de pesos y por último, el Museo del Virreinato con más de 3 millones 500 mil pesos…

SI a estos 130 millones de pesos de los recursos de este año de los 10 museos le sumamos el presupuesto de la Secretaría de Cultura, que son casi 250 millones de pesos, en total tenemos aproximadamente 380 millones de pesos, una cantidad exorbitante e injusta para una dependencia cuyos resultados son nulos…

SI sumamos los presupuestos de este año de dependencias como la SCT, la Contraloría Estatal, la SEGAM, el INPODE, el COPOCYT, el IPICYT, el Instituto de las Mujeres, el de la Juventud, el CEFIM, el INVIES, el INDEPI, el INAPAM, el Instituto para Ciegos, el CEEAV y el Temazcalli, entre todos no le llegan al presupuesto de la Secretaría de Cultura y sus 10 “elefantes blancos” o salones de fiestas mal llamados museos…

ES decir, en la Secretaría de “Cultura” que mal dirige Armando Herrera Silva, el gobierno destina mucho más presupuesto que para fomentar el deporte, la ciencia, apoyar a los jóvenes, a las mujeres, a los ciegos, a los adultos mayores, a la atención de víctimas, a combatir las adicciones, a la vivienda, a la ecología, a vigilar la transparencia del uso de los recursos públicos, y a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes…

LA Secretaría de “Cultura” es un bodrio burocrático oneroso e inepto, es la dependencia del Gobierno del Estado que cuenta con más directores, que no sirven para nada pero que cobran jugosos sueldos, además de las “rentas” de los museos para fiestas, bodas y banquetes…

AHORA, con la Compañía Estatal de Danza Folclórica pomposamente anunciada ayer, se crea otro fardo presupuestal para el erario, y es que nada de malo tendría fomentar y desarrollar una compañía de danza folclórica, pero si se va a manejar tan ineficientemente como todo lo que maneja Armando Herrera Silva, pues ya estuvo que no sirvió para nada…

DE por sí, la Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado traía una inercia de yerros y desorden de los dos sexenios anteriores, ahora con Armando Herrera Silva las cosas están de mal en peor, Festivales como el de San Luis pospuestos por miedo al Festival de la Enchilada y de la Cantera organizados por los municipios de Soledad de los Ranchos y de la capital; un Festival Internacional de Danza, el “Lila López”, al que le quitaron todo el brillo y prestigio que tuvo durante décadas; una Fiesta de Luz que fue un fiasco; acusaciones de acoso sexual, burocracia al por mayor, inconformidad de la comunidad artística y cultura potosina, una “mafia” que dirige los museos donde el nepotismo está a la orden del día, donde la directora del CEA otorga contratos a su pareja sentimental David Ojeda o el Laberinto que se usa para dar empleo a nueras de altos, muy altos funcionarios del gobierno; piezas artísticas y una medalla de Julián Carillo “extraviadas” mientras que la colección del creador del Sonido 13 se encuentra arrumbada en sucias y húmedas bodegas del CEA; sin duda Armando Herrera Silva debería de ser cesado de su cargo inmediatamente, pero en fin…Armando Acosta


 

Martes
27 de Septiembre del 2016

Sección Especiales

Bitácora


 

San Luis Hoy, Edición Internet, Galeana 485, San Luis Potosí, S.L.P. México Tel. 8100-100